Usted está aquí

Caracterización político sanitaria de la Región Andina. Un balance al finalizar el año 2016

Caracterización político sanitaria de la Región Andina. Un balance al finalizar el año 2016


El año 2016 se caracterizó por una serie de hechos políticos y financieros que influyeron en el accionar de los países andinos en varios aspectos: la firma de los Acuerdos de Paz en Colombia, liderado por su presidente Juan Manuel Santos, colmó de alegría y esperanza a todos los Estados y pueblos de la subregión y a todo el mundo. Siguiendo la reflexión de los pueblos andinos que si hay guerra o enfermedad en alguno de los pueblos hermanos, entonces todos estamos enfermos, base sustantiva del paradigma del Vivir Bien, es por ello que iniciamos este mensaje invocando y apoyando la Paz de nuestros pueblos, manifestando la decisión conjunta de colaboración complementaria a todo lo que el pueblo y Estado colombiano requiriera de  organismos como el nuestro de integración y sembrador de armonía. 

La región ha cruzado varios efectos adversos como el terremoto ocurrido en la costa del Ecuador que activó su Sistema Nacional de Defensa Civil y de respuesta sanitaria ante evento adverso, impactando en su infraestructura lo cual motivó la reubicación de la población a territorios estables. El Estado tuvo que adoptar soluciones a la situación de la población afectada, sumado todo esto al impacto negativo sobre el sistema productivo económico del país, requiriendo de la solidaridad oportuna de todos los países andinos, al que la Red de Emergencias dinamizada por el ORAS – CONHU,  contribuyó en el apoyo inmediato para la organización de los equipos sanitarios de los Ministerios de Salud Andinos. Así mismo es necesario relievar que en el nivel nacional el Ministerio de Salud resolvió con eficiencia y prontitud la emergencia en tanto que en el nivel internacional compartió las experiencias logradas durante el terremoto.

La crisis financiera producto de la disminución de los ingresos económicos en todos los países particularmente Venezuela y Ecuador - por su alta dependencia de los precios del petróleo-, puso en tensión la administración  financiera y las políticas nacionales para amortiguar el impacto sobre los derechos sociales.  La estabilidad en los sistemas de salud ha tenido dificultades, sin embargo con una serie de ajustes, restricciones y exigencias antes desconocidas mantuvieron la estabilidad, integridad y características de gratuidad universal de los sistemas de salud.

El impacto económico no fue mucho menor para Chile, Colombia, Perú y Bolivia, sin embargo pudieron enfrentar con mejor fortaleza el embate financiero, manteniendo sus actividades, en unos casos con mejor dinamismo que en otros, sin embargo todos tuvieron que realizar restricciones que afortunadamente, o al parecer, no incidieron significativamente en estos países.

En el ámbito sanitario un hecho que generó alta preocupación por su impacto ha sido el desencadenado por el virus del Zika y su relación con la microcefalia y la Neuropatía Progresiva Ascendente o Síndrome de Guillain Barré. Las estrategias identificadas por los organismos internacionales aparentemente han llegado a su límite puesto que no se trata solo, ni solamente, en encontrar las sustancias más destructivas del Aedes Aegypti en todas sus formas, sino que su presencia y vivencia está más relacionada a la estructura socio económica de las poblaciones. El control de éste y otros vectores es una de las deudas pendientes de la región, y que por decisión o producto de factores políticos, los países no han logrado hasta ahora abatir los elevados indicadores.

Por otro lado, producto del cambio climático, algunas enfermedades que se consideraban controladas tienden a aumentar en la subregión como es la malaria, otras denominadas olvidadas también se encuentran en aumento por la urbanización de las patologías en el caso de la Leishmania o el Chagas, y las no controladas como la hepatitis que por los altos costos en el tratamiento obligan a adoptar decisiones conjuntas, tanto en los mecanismos de lucha y control como la adopción de medidas que bajen los precios de los medicamentos a través de acciones y licitaciones conjuntas, que sin competir con otros organismos regionales, resuelvan este y otros problemas sanitarios. La tuberculosis mantiene tasas preocupantes y se incrementan cada vez más los casos de drogo resistencia.

Las enfermedades no trasmisibles que acaparan la atención sin lograr ser resueltos están relacionados directamente con dos ámbitos: el de la calidad de los alimentos y espacios saludables, y el de los medicamentos. Ambos tendrían parte de la solución en el modelo de atención de los países. Los modelos basados en la promoción y la prevención no solo son más baratos sino también más humanos y éticamente coherentes con la razón de ser del sistema sanitario. Por esto que es recomendable volcar los ojos al sistema de atención, y con la mirada de la Atención Primaria de Salud y la salud familiar comunitaria fortalecer particularmente los primeros niveles de atención en su estructura, composición, atención y formación de los recursos humanos, donde la participación popular o social sea parte de la estrategia fundamental.

Los retos asumidos por los Estados a nivel internacional identificados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Universalización de la Salud y el compromiso para evitar profundizar los factores que inciden en el calentamiento del planeta y su impacto en la salud de toda la población no solo humana sino también animal y vegetal, son los ejes que el ORAS - CONHU incorporará en la elaboración de su Plan estratégico 2018 -2022 siendo el Plan Operativo Anual 2017 de transición hacia ese nuevo escenario. 

Finalmente, como uno de los temas más importantes del ORAS – CONHU, que este año cumplió 45 años de trabajo continuo; es recordar que el Área Andina se caracteriza por tener poblaciones indígenas, campesinas o nativas, de importante raigambre cultural, que exigen ser atendidas y precisan ser incorporadas de manera decidida en todos los programas y proyectos sanitarios y sociales, no solo porque allí confluyen la pobreza y la desatención, sino también por el enorme legado en conocimientos y sabidurías que le darán un alto contenido a las políticas sanitarias.

El año 2017, para el Organismo Andino de Salud - Convenio Hipólito Unanue, se caracterizará por la elaboración de su Plan Estratégico 2018-2022, en el que los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Universalización de la Salud, el impacto del calentamiento de la Tierra y el Cambio Climático sobre la salud de las poblaciones y otros compromisos asumidos por todos los Estado constituirán la base sustantiva para el Plan y las estrategias que los seis países: Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, adopten en el ámbito subregional y nacional, para lograr la salud de todos, para todos y con todos, más allá de las fronteras recorriendo los caminos que nos marca el Sumak Qamaña, el Sumaj Kawsay o el Vivir Bien.

Nila Heredia Miranda
Secretaria Ejecutiva
ORAS – CONHU

Lima, diciembre de 2016.